Nosotros

Café Cumbal, la tradición cafetera comienza en el año 1905, cuando José María Gonzalez llega a la Argentina y convierte su pasión cafetera en un tostadero ubicado en Buenos Aires, que luego continuaría en Mendoza dando inicio a esta tradición cafetera.

El puntapié en la provincia de Mendoza, lo dio Luis Osvaldo, uno de los 6 hijos de José María, que junto a su esposa Audona Esther se instalaron en esta provincia y fundaron Cumbal, el segundo tostadero de la familia. A base de esfuerzo, calidad e innovación Luis Osvaldo logró posicionar a Cumbal en la región, siendo pionero en brindar comodatos de máquinas express y servicio técnico especializado.

La historia continúa en 1985, cuando Luis María, el primero de sus hijos se incorpora a la empresa aportando nuevas ideas y conocimientos, en aspectos relacionados con la producción, la comunicación y la comercialización mejorando día a día la satisfacción de los clientes.

En el año 1997, se suman sus otros dos hijos, Marcelo y Gustavo, que es el momento de la expansión y crecimiento, comenzando a distribuir los productos a San Juan y San Luis.

En 2016, siempre atento a las tendencias y a la innovación, Cumbal crea una escuela de barismo para capacitar tanto a los clientes como a cualquier apasionado por el café. Además, comienza a producir Café de Especialidad con variedades únicas y de gran calidad.

Hoy en día, esta tradición y pasión cafetera que ya lleva cuatro generaciones, sigue apostando a la innovación y a la calidad, cuidando cada detalle desde el origen y selección de los granos de café hasta los procesos de elaboración, obteniendo así las mejores cualidades de sabor, aroma, color y cremosidad que satisfagan a nuestros clientes, los apasionados del Café Cumbal.